antes del estreno

Antes del Estreno

antes del estreno

Antes del Estreno (Argentina, 2010)
Dirección y Guión: Santiago Giralt. Elenco: Erica Rivas, Nahuel Mutti, Miranda de la Serna, Rodrigo de la Serna, María Marull, Emmanuel Miño, Mónica Villa, Santiago Giralt. Producción: Mili Roque Pitt, Silvia Rodriguez, Santiago Giralt, Erica Rivas, Federica Carol. Duración: 75 minutos.

Decir que Giralt se inspiró en Opening Night de John Cassavetes para crear Antes del Estreno es prácticamente redundante. Justamente todo lo que une al film con el original de 1978 con Gena Rowlads es lo mejor de la obra.
Nuevamente acá tenemos a una actriz en crisis. Está por estrenar una obra de teatro, pero sueña con ser dirigida por el marido, un introvertido director de cine, halagado por los críticos, pero cuyo egoísmo lo llevó a convertirse en una persona ermitaña. Ambos tienen una hija que también tiene dotes actorales. El problema es que también (y como sucedía en la película original) los dos son alcóholicos.

Los mayores logros de la obra suceden cada vez que Erica Rivas (enorme, aún cuando se excede en su retrato, más cercano a Elizabeth Taylor en ¿Quién le teme a Virginia Woolf? que a Rowlands. Igualmente por esta interpretación la habrán elegido para Un Tranvía Llamado Deseo) aparece frente a cámara. Lo cuestionable es la elección de Nahuel Mutti. No porque esté mal, sino porque no soporta un enfrentamiento interpretativo. O sea, hay cierta diferencia de edad, cierto efecto visual que parece no congeniar. No es creíble la química (o la ausencia diegética) entre ellos. No se ve un “amor” entre ellos.

A nivel visual, Girarlt explota la cámara en mano, la iluminación natural y diegética hasta punto saturantes, que terminan por cansar un poco. La carga dramática es demasiada densa en ciertos momentos y abrumadora.

Aun con intenciones interesantes de descubrir el interior de una actriz, sus dudas, sus enfrentamientos internos (y externos) en su vida cotidiana, Antes del Estreno no me terminó de convencer.


weisskirch@asalallenaonline.com.ar

Mientras uno esta viendo Antes del Estreno, el sentimiento de estar observando algo inspirado en el cine que realizaba John Cassavetes va tomando cada vez más fuerza, aun con más certeza a su famosa Opening Night. Pero también siente que dicha inspiración es excesiva, que desborda hasta el límite de sobrepasar la inspiración.
Esta sobredosis de semejanzas y referencias se notan claramente desde tres elementos del film: los personajes, los movimientos de cámara y la trama.
Los personajes claramente son “Cassavetianos”, fuman constantemente, se ven desbordados por la situación y por sus emociones, son viscerales, impulsivos, rozan la promiscuidad y el alcoholismo. En este apartado Santiago Giralt parece haber seguido el manual de JC al pie de la letra, ya que uno toma cualquier film del actor/director norteamericano y unos pocos minutos de visionado alcanzan para darse cuenta el parentesco entre los personajes de sus films y la película que nos ocupa.
Pero el acierto de Cassavetes era el de contar con actores que entendían sus pedidos ante las cámaras y lograban trabajos muy naturales, casi dando la sensación de estar en un documental y no en una película con marcaciones, en cambio en esta ocasión, la multifacética Érica Rivas parece ser la única que entendió el mensaje, ya que actoralmente está muy por encima de su compañero de reparto, Nahuel Mutti, quien no está nada mal.
Anteriormente hice mención a  los movimientos de cámaras, algo también extraído a la perfección de la filmografía de JC, en el film argentino podemos ver un marcado estilo “dogma”, es decir, cámara en mano, grandes planos secuencias (de hecho en palabras del director Giralt, su film solo tiene 21 planos y 18 escenas) y luz natural.
Pero dicho estilo contrasta bastante con otros recursos utilizados por el director, como por ejemplo la insistencia al usar cámara lenta, algo que se siente realmente extraño ante la naturalidad del film, y sobre todo, el constante uso del recurso termina agotando al espectador.
La música elegida también corre por el mismo mal camino, es bastante extraña la utilización de música electrónica en un film que intenta verse natural, y sobre todo que transcurre en constante contacto con la naturaleza (la pareja protagónica vive en una casa quinta).
El último apartado mencionado es la trama. Al igual que en las películas dirigidas por Cassavetes, la historia parece no tener un inicio marcado ni un final que cierre todo. Es decir, no comienza con un punto de inflexión en la vida de sus personajes, ni termina cerrando un hecho importante, sino que transcurre en un momento determinado, demostrando el día a día que viven las personas de ese universo. El film de Giralt corre por el mismo camino, si bien se nos muestran los días previos al estreno de una pieza teatral donde actuara la Juana de Érica Rivas, el sentimiento que deja la película es que lo visto podría pasar estando el estreno en las cercanías o no.
En conclusión, Antes del Estreno claramente desprende admiración a un determinado realizador, pero el exceso de homenaje termina dejando ausencia de originalidad, haciendo que la película carezca de atractivo a quienes buscan un cine diferente, y sobre todo, a quien recomiendo verse una de Cassavetes.

Por Jorge Marchisio
Santiago Giralt nos regala una nueva mirada  del detrás de escena del mundo actoral y cinematográfico: la formula funcionó a la perfección con UPA , Una Pelicula Argentina (2006)  de mismo director y aquí utiliza los mismos ingredientes pero acotándolos a una pareja de artistas en un fin de semana explosivo: ella, actriz full time a punto de estrenar Casa de Muñecas en el Teatro San Martin, con el papel principal, por supuesto. El, director de cine para pensar a la espera afirmativa de unos inversionistas extranjeros y a su vez planificando con dificultad su próximo film. El fruto de su  amor es la hermosa Lili, la hija que a modo de hada mariposa revolotea entre ambos, inspirándolos y conteniéndolos, en un fin de semana particular en el que parecen condensarse los vínculos.
Siempre es un placer ver a Erica Rivas en la pantalla y este es un papel que le sienta perfecto por su versatilidad: ya que es una combinación de diferentes personalidades todas viviendo en el mismo cuerpo: Es la madre ausente, actriz de teatro comprometida, popular, exigente, la mujer alcohólica, la actriz alcohólica, es Nora , esposa de un director famoso: ¿ O solo es una mujer asustada ? Exige ayuda en el hogar mostrándose libre y moderna, todo con su perfecto rostro de muñeca más cerca de Nora en su peor momento que de la imagen de una mujer realizada: La atormenta el no ser invitada a participar en el nuevo proyecto de quien dice amarla y suele ser una excusa más para refugiarse en el alcohol
Su marido, un joven director de cine independiente, parece estancado en un pensamiento de hace semanas, conjuga las tareas del hogar y el cuidado de su hija, con el desarrollo de un nuevo film, haciendo de su cotidianidad  un brainstorm eterno. Nahuel Mutti sorprende sin desentonar con su compañera que lo podría bien anular, ya que es el personaje que lleva la acción intensamente a lo largo del film. Otra sorpresa es la naturalidad de Miranda de la Serna , un desafío totalmente superado, ya que logra una conexión particular con cada progenitor por separado, jugando un papel de hija , amiga y confidente, en algunos casos.
El film fue rodado en locación real: la casa en las afueras de la ciudad del mismo Giralt, el cual también tiene una pequeña participación (actoral) en el film. Tal como en Upa, este se especializa en revelar la intimidad de los realizadores y todo su ecosistema, la tensión, el como se conlleva esa espera que parece interminable, el proceso con todo lo bueno y todo lo malo, la creación que parte del amor hacia lo que uno hace. La luz natural, el verde y la belleza magnética de Erica Rivas se intensifican con la acertada decisión de rodar cámara en mano y con steadycam.
Giralt vuelve a rodar entre la delgada linea que divide lo intensamente emocional, de lo patético, aquí una dosis de humor mucho más medida. Antes del Estreno forma parte de la necesaria renovación del cine argentino, post 2001: Un film sincero  no apto para sensibilidades edulcoradas.

Por Julia Panigazzi

Leave A Comment