RODO-LAVIE-e1496334891197-600x300

Jekyll & Hyde: El musical

RODO-LAVIE-e1496334891197-600x300

De lo gótico al pop

Para poder hablar de Jekyll & Hyde: The Musical hay que mencionar brevemente las características de los grandes musicales en este país. Es una realidad que en Argentina no existe el mismo terreno para montar un musical al estilo de Broadway o el West End de Londres. No por una cuestión de falta de talentos, sino más bien desde el punto de vista económico al apostar a que una obra sea un éxito de público.

Musicales clásicos como Sunset Boulevard o Cats, en su momento Rent, estrenados en la avenida Corrientes, no lograron la repercusión esperada y en muchos casos la traducción de estos clásicos a la lengua castellana tuvo y tiene como consecuencia perder su esencia y hasta su gracia.

Dejando la musicalidad de su idioma original de lado, los musicales de origen extranjero, se ahogan en una adaptación demasiado amable con el público y eso se convierte por momentos en una trampa.

Jekyll & Hyde: The Musical  se estrenó en New York en 1997. Está escrito y compuesto por Frank Wildhorn y protagonizado por el talento descomunal de Robert Cuccioli. La obra fue una renovación en la escena de Broadway.

Dotada de elementos góticos que respetaban en espíritu a la obra de Robert Stevenson, se volvió un musical de culto entre sus fanáticos y seguidores. En un salto en el tiempo estas líneas se escriben a propósito de la adaptación y el estreno del mismo musical en la Ciudad de Buenos Aires.

La obra se sitúa en pleno Londres del siglo XVIII, donde la sociedad se pone una máscara de hipocresía y en sus calles y las instituciones que gobiernan la sociedad se vive una realidad dual, donde se expresa desesperanza a cada paso.

Juan Rodo, quién protagoniza la obra, se encuentra poseído por sus demonios, que al parecer toman forma física, como una manera sincera de mostrar los claroscuros del alma humana. Su Dr Jekyll en efecto,  lucha contra todos y principalmente contra el demonio que vive en él, Mr Hyde. Su bestia lo consume, lo deja desnudo ante una sociedad londinense conservadora que por momentos reconoce en esa degeneración un elemento más de su propio destino decadente.

Esta adaptación tiene algunos desaciertos en la elección de sus intérpretes secundarios, estos por momentos no logran transmitir lo que estaba bien claro en su puesta original. El musical termina convirtiéndose en una historia más edulcorada, al reconvertir su musicalidad, y tomando la misma ruta que las  canciones pop de la radio. Ejemplos de esto son la orquestación, que no logra los momentos épicos que producía su original.

Por otro lado la puesta escenografía no logra en ningún momento producir la ilusión de transportarnos a la Londres fantasmagórica del siglo XVIII.

Raul Lavie como Utterson,  impone voz y presencia en todas sus luces. Lleva adelante un papel con fuerza, por tanto y cuanto es una leyenda en las tablas de cualquier teatro.

Juan Rodó, es un nombre propio dentro del mundo de los musicales, da vida a un Dr Jekyll formal y con buenas intenciones; Mr Hyde en cambio es poderoso y es su parte oscura la convierte esta adaptación argentina de Sergio Lombardo en una obra que a pesar de sus falencias se muestra inolvidable.

Leave A Comment